Archivo de etiquetas| Miguel Gómez Losada

Tomás Egea y Stylianos Gianakos: Parecidos razonables.

Quitando un par de momentos en la semana en los que escucho flamenco, la mayor parte de mi tiempo de trabajo, de ocio, de coche… escucho jazz. Y quizás, entre los interpretes y compositores más visitados por mi esté John Coltrane. Casualmente, el pasado 22 de febrero (esta entrada estaba en borrador desde entonces), @Ms_Golightly enlazó en Twitter un album en el que Coltrane se acompaña del guitarrista Kenny Burrel y en cuya portada aparece una escultura abstracta que inmediatamente me remitió a la fachada que el antiguo Banco Coca tenía en su sucursal de Córdoba.

Captura de pantalla 2017-04-03 20.43.11.png

Stylianos Gianakos, 1963, Portada de “Kenny Burrel & John Coltrane”

 

16807642_10208773217268479_4127468689851082881_n

Tomás Egea Azcona, 1965. Fachada del Banco Coca #Córdoba.

 

Enlazo este post de Miguel Gómez Losada donde habla de Stylianos > http://tallerdecreacionpictorica-gomezlosada.blogspot.com.e…

Y aquí un tema para escuchar mientras leéis 😉 > https://open.spotify.com/track/0D5RsGWqTZoLDb6d9Wledo

 

16865151_10208773361832093_2580839099213990723_n

En el post de LoloCórdoba podéis leer más extensamente sobre el tema: http://cordobaporsiempre.blogspot.com.es/2012/08/el-banco-coca.html

Y aquí una breve semblanza de Tomás Egea por Matilde Cabello en “El Día de Córdoba” http://www.eldiadecordoba.es/cordoba/Bellas-Artes-cambio-fonendoscopio-colores_0_570843632.html

KOMOMAKI*

 

tarjeta-komomaki-delante

Intervención artística de El patio:
Hisae Yanase – Komomaki

Acto de inauguración:
Maribel Martínez (Danza, improvisación Komomaki) + Ilia Mayer (creación musical Komomaki) + Julio Anguita (Conferencia: El Ayuntamiento de 1979, un encuentro con la realidad) + The Black Evolution presenta: Miguel A. Sutil (Sesión Jazz en vinilo) + Beatriz Sánchez (Proyección: Del nacimiento de Venus a la muerte de Ofelia) + Catering Komomaki, a cargo del Restaurante Confucio

Comisariado: Miguel Gómez Losada

 

*Durante el período Edo, un jardinero desarrolló el komomaki como un método para atraer una plaga conocida como la polilla del pino, “pine moth” en inglés. Llamado matsugahera en japonés, y Dendrolimus spectabilis científicamente, las polillas comen agujas de pino y pueden debilitar el árbol. Los komomaki (vendajes entorno al tronco con la cuerda superior holgada para sujetarlo y permitir el acceso a los insectos, y la inferior apretada para impedir que prosigan su camino) se colocan como un lugar cálido para que las orugas pasen el invierno sin llegar a la tierra y se queman justo antes de la primavera, antes de que salgan de la hibernación. Las cenizas se utilizan como abono.

Todo el ciclo: http://elpatiodelcolegiodearquitectos.blogspot.com.es/