Aleluya, cata y poesía

El pasado lunes 4 de febrero, se presentó en sociedad el vino nuevo de la Denominación de Origen Montilla-Moriles. El acto formal repleto de autoridades, presidentes, presidentas, delegados, subdelegados…, se completó con una cata de 24 vinos y un foro de discusión donde se abordaron en una rica y constructiva conversación, los lastres y potencialidades de las bodegas, los vinos y la Denominación de Origen en su conjunto.

Pero a mi lo que me gustó fue el vino.

Dicho así, puede sonar poco glamouroso, pero es que hay que decirlo, el vino nuevo de nuestra tierra está riquísimo. Me enfrentaba a mi primera cata, que además no era una cata dirigida si no profesional, es decir, no hay un señor o señora enóloga dirigiendo la cata, desbrozando el camino y ayudando a desentrañar los secretos que se esconden en el líquido vertido en los catavinos, no. Solo ante la inmensidad de matices y características que se despliegan ante los ojos, la nariz y el paladar de uno.  Tuvimos suerte los primerizos que ocupábamos nuestra mesa, pues en la misma nos acompañaban Bernardo Lucena, enólogo de Bodegas Alvear e Isabel López, enóloga, técnica del IFAPA y profesora de la licenciatura de enología de la UCO, su experiencia y amabilidad fueron una guía imprescindible en este laberinto de sensaciones.

Poesía. Es lo primero que me vino a la mente cuando leí los epígrafes de las notas de cata, pura poesía para describir un vino en tres fases: La fase visual, donde se valora la limpidez y el color; fase olfativa, en la que puntuamos su olor en cuanto a intensidad, franqueza y calidad; la fase gustativa donde calibraremos la intensidad,  la franqueza, la calidad y la persistencia de su sabor; y por último una nota que redondea y resume todas las anteriores, la armonía del vino que catamos.

Franqueza, calidad, intensidad, persistencia, armonía… Si esta hoja de cata la utilizáramos para seleccionar a nuestros políticos, otro gallo cantaría.

De la palidez al caoba, del aroma a frutas tropicales al olor a torrefacto; de los sabores secos y ligeros de los jóvenes, a los dulces, untuosos, con recuerdo a dátil o a miel de los PX. Diez vinos de tinaja, nueve vinos jóvenes y cinco vinos Pedro Ximénez. Veinticuatro poemas para cantar el Aleluya del vino nuevo de Montilla-Moriles.

Salud!!

Aleluya Vino Nuevo

Publicado originalmente en Cordópolis.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

About rafaelobrero

Padre, ilustrador, carpintero, ¿arquitecto?... Por ese orden. CEO with experience in public sector companies with high impact on the social environment. Architect with an extensive experience in rehabilitation and housing projects. Main skills are good communication, effective negotiation and the teamwork management. Focused on target achievement and ongoing improvement. My main interest area right now is the sustainable/smart city and education.

Enriquece nuestro contenido con tus aportaciones y comentarios. Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: