Melquiades sobrevoló el acto homenaje a Castilla del Pino

El gitano Melquíades de “cien años de soledad” estuvo presente ayer en el rectorado. García Márquez describe como Melquíades se iba tranquilo hacia las praderas de la muerte definitiva, la muerte dentro de la muerte, cuando desaparece de la memoria de los hombres.

Es difícil, por tanto, que Castilla del Pino muera definitivamente, porque aunque su legado psiquiátrico fuera superado por generaciones de investigadores futuras y quedara como referencia histórica menor (cosa improbable), quedaría su testimonio en primera persona de la Córdoba que vivió; Ramírez de Arellano con ‘Paseos por Córdoba’ o Baroja con ‘La feria de los discretos’ han jalonado la historia escrita de la ciudad procurándonos una fotografía fija de la época, de sus gentes, de sus calles, de sus muros.

Castilla hace en sus memorias un retrato sociológico minucioso de Córdoba desde los años 50 hasta hoy, pero además, con su ojo de observador sensible, describe el tránsito de una ciudad estática, dormida, calco del ‘pueblo’ barojiano que descubre a su llegada a Córdoba, a la ciudad que se rehabilita respetando su patrimonio, pasando por los peores años de destrucción, de ‘vergeles arrasados’ y en definitiva, de insensible ‘regeneración’ de la ciudad.

Fue testigo de la desaparición de casas solariegas como la que le daba la réplica al sobrio muro del Convento de Santa Isabel de los Ángeles en la Plaza del Conde de Priego, sustituida por un infame bloque de pisos, o de la destrucción de parte de la muralla en la Puerta de Sevilla, restituida por una burda imitación. Pero también describe las cuevas del Zumbacón, las chabolas y la miseria, y la paulatina recuperación de la dignidad de la ciudad.

Dentro de 200 años, quien quiera saber algo de la ciudad que nosotros habitamos hoy, tendrá que leer y recordar a Castilla. No habrá muerte por tanto, permanecerá siempre en el ‘mar de la memoria’, como dijo Caballé en el acto de despedida, en ese cielo agnóstico trasunto del cielo de los creyentes (o así lo interpreto yo) y que fue de lo mejor de la mañana.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

About rafaelobrero

Padre, ilustrador, carpintero, ¿arquitecto?... Por ese orden. CEO with experience in public sector companies with high impact on the social environment. Architect with an extensive experience in rehabilitation and housing projects. Main skills are good communication, effective negotiation and the teamwork management. Focused on target achievement and ongoing improvement. My main interest area right now is the sustainable/smart city and education.

Enriquece nuestro contenido con tus aportaciones y comentarios. Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: